LA GALERÍA       EXPOSICIONES       ARTISTAS       COMUNIDAD LA HORMIGA       CONTACTO       BLOG       
 

La hormiga galería
C/Tercia, s/n
14800 Priego de Córdoba
Tel. 653 783 248
lahormigagaleria@gmail.com
Síguenos en:  


Horario de la galería
De martes a sábados:
Concertando cita
en el teléfono
653 78 32 48



   CRISTOBAL POVEDANO

TRABAJOS SELECCIONADOS
        GALERÍA DE OBRAS DEL ARTISTA          VOLVER A ARTISTAS 


      A CERCA DE ...  DESCARGAR CURRICULUM      

Existe una clase de pintores, a la cual pertenece por conquista y derecho propios Cristóbal Povedano, que optan por la desnudez esencial, por un proceso de depuración que deja el cuadro en el dificilísimo estadio de lo fantasmal, huérfano de todo apoyo narrativo o representativo, una especie de salto mortal sin red, dónde el mínimo descuido, la mínima concesión, suponen el gran fracaso. En este campo, los elementos primordiales (forma, color, materia) aparecen a pecho descubierto, tal como son, y sólo cuándo el pintor los domina a fuerza de entablar el supremo diálogo con los tres, aparecen ante nuestros ojos casi como un milagro, dónde toda forma está en su sitio, tiene el color preciso y el tono justo, y está portada por una materia que a fuerza de ser sutil, exquisita,  parece inexistente.

El constructivismo, en el cual los historiadores y críticos se empeñan en encerrar esta visión, es tachado a veces de frío, excesivamente mental, controlado, purista: quizá en otros casos haya algo de razón en ello. En Cristóbal Povedano no es así nunca. Basta verle y oírle hablar de su obra, sereno y con mesura siempre (porque así es su modo de ser y estar) pero a la par con calor, entusiasmo y entrega cálida. Y basta, sobre todo, mirar y ver, y sentir (sí, sentir) su obra. Por debajo del orden, del equilibrio a punto de zozobrar, de la lucidez en el planteamiento, hay un pulcro temblor, un llegar al máximo en la tensión cromática, un tirar de la cuerda hasta el límite, un calcular las roturas, una austeridad equidistante de la gran elegancia y del gran ascetismo, casi místico. Su obra no es para mirar y pasar. Su obra es para pararse, ver con ojos glotones pero serenos, no perderse el leve desflecamiento de un límite, de una vibración apenas perceptible de una superficie, el silencio de los mates, o los lejanos gritos de color en zonas dónde parece que no ocurre nada. 
El misterio del número, de la proporción sentida, del espacio intocable por su justeza. Pitágoras y San Juan de la Cruz.

La obra de Cristóbal tiene el poder de la forma arquitectónica, la gracia y la tensa fragilidad del arabesco de su tierra, la melancolía y austeridad de ese sur, una especial familiaridad con todo lo que sea superficie, muro, solidez, forma nítida, compacta, callada. Como ciertos rincones de la Alhambra, o como un desierto.


Antonio Zarco. Catedrático Facultad Bellas Artes. Madrid. ( Extracto de un texto más amplio de Antonio Zarco para Cristóbal Povedano)




AVISO LEGAL - POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Diseño: Ciento Volando - Desarrollo: dEle2014

La Hormiga Galería - C/ Tercia, s/n, Priego de Córdoba, Córdoba 653 78 32 48 37.439355,-4.194748